El trabajo de mantenimiento a los pozos consiste en desmontar el equipo de bombeo, chequear el estado de la bomba, meter tubería de un diámetro de 3 pulgadas por dentro de la camisa del pozo, soplar con aire comprimido hasta desalojar en su totalidad el sedimento que debió haberse acumulado con el tiempo hasta que el agua quede cristalina, utilizando productos especiales,  para prevenir cualquier contaminación en el pozo.

 

Luego se procede con la instalación de la bomba para su posterior funcionamiento.

 

Durante el proceso del mantenimiento se afora el pozo, que consiste en medir litros contra segundos para determinar el caudal aproximado del pozo y así saber cual ha sido la evolución o involución del pozo en el tiempo.

 

El cliente debe tomar en cuenta que es de suma importancia el mantenimiento preventivo de sus pozos por lo que le sugerimos hacerle este servicio una vez al año. Con esto logramos aseguranos de que el equipo este funcionando eficazmente y asi podemos lograr ampliar la vida útil del pozo y verificar la calidad del agua.

 

Al igual que para la perforación de pozos, le recomendamos hacer este servicio con empresas reconocidas con personal profesional altamente calificado, que pueda responder ante cualquier eventualidad. Es importante que solicite referencias de trabajos realizados por estas empresas para que este seguro de que su pozo está en buenas manos.