Consiste en la perforación del terreno y trituración de la roca,  para la extracción de aguas subterráneas.

 

Contamos con "Máquinas Propias" de rotación totalmente operativas, con una capacidad de perforar hasta de 400 metros de profunfidad y una ampliación hasta de 30" de diámetro.

 

Con la perforación de los pozos no se ven afectados árboles, plantas de ningún tipo, quebradas, ríos, etc. Las áreas Municipales tampoco se ven afectadas puesto a que los escombros son retirados de la obra a medida que se vayan produciendo.

 

Una vez realizados los trabajos de perforación se verifican las muestras, se corrobora que existen posibilidades de buenos acuíferos y se procede al entubado o encamisado y engravado del pozo; posteriormente la explotación del mismo.

 

Les recomendamos hacer este trabajo con empresas reconocidas con personal profesional altamente calificado, que pueda responder ante cualquier eventualidad. Es importante que solicite referencias de trabajos realizados por estas empresas para que este seguro de que su pozo estará en buenas manos.